¿Que está ocurriendo en el polo Norte? ¿Se funde al Ártico? Iosu Marruedo Abascal

Los datos de la misión espacial europea Cryosat sugieren que al final de la temporada de deshielo de este año hubo casi 9.000 kilómetros cúbicos de hielo . Esto es aproximadamente un 50% más que en el período correspondiente en 2012.
En contra de TODAS las predicciones realizadas hasta la fecha, los científicos de Cryosat han comprobado que parte de esta mejoría en el volumen total de hielo ártico se puede atribuir a la mayor retención de hielo antiguo. Esto es especialmente evidente en el archipiélago de Canadá y el norte de Groenlandia, donde hay mucho más hielo de dos y tres años de edad que en años anteriores.
Según las observaciones del satélite Cryosat de la ESA, el volumen del hielo ártico se ha incrementado significativamente durante el otoño de 2013, midiendo 9.000 km3 de hielo, cuando en octubre de 2012 se midieron tan solo 6.000 km3.
Autumn_sea-ice_thickness_from_CryoSat_2010_2013_large.gif

1.- Evolución anual de la extensión de hielo en el Ártico: (Fuente: S.Sanchez Rabat)
extensionhieloartico.jpg

La línea recta señala la media para el período 1979-2014. Es notoria la recuperación en el otoño de 2013, si bien la tendencia expresada por la media es de "perdida continua" de extensión de la cubierta de hielo ártico, desde 1979.


2.- Los mismos datos pero presentando la escala del eje vertical iniciándose desde el valor cero: (Fuente: Cryosphere Today, del Polar Research Group de la Universidad de Illinois. Con los datos de los satélites, desde 1979. Elaborado por PlazaMoyua.)hielo-artico-segun-plazaeme.png
La manera de presentar una misma información puede transmitir mensajes diferentes al observador; las dos gráficas representan un mismo conjunto de datos pero en la segunda, parece que la disminución del hielo ártico no es un problema tan grave.
De todas formas, en ambas se aprecia una línea recta descendente: es la tendencia del valor medio desde 1979.
Los defensores de la Teoría del Calentamiento Global siempre presentan estas representaciones gráficas de los valores medios. Se sirven, para apoyar sus argumentos, de valores estadísticos que definen tendencias.
Obvian analizar los sucesos que tienen lugar durante el periodo de tiempo afectado por "el valor medio" que define la tendencia.
Es cierto que el Clima, a diferencia de la meteorología, pretende conocer la tendencia global de las variables meteorológicas de una región, para un valor de tiempo amplio (generalmente no menor de 35 años); los climatólogos trabajan con estadísticas.

Pero también es cierto que si en esta misma gráfica, se toman los valores medios en periodos de tiempo más cortos (podrían hacerse tantos tramos rectos como se quisiera, incluso de dos en dos años) obtenemos una curva polinómica y la información que suministra parece otra, se aprecia la variabilidad de la tendencia:
hielo-artico-con-polinomica.pngEs evidente el cambio de tendencia hacia la recuperación del hielo ártico. Este hecho no puede ser explicado por La Teoría del Cambio Climático y pone en dificultades a los partidarios de culpar al CO2 de todo lo que ocurre con la Meteorología y con el Clima.
No sé lo que ocurrirá en los próximos años, pero sí se que:
a) las oscilaciones de la actividad solar ( Ciclo Solar) : atención a las sorpresas del ciclo nº 24, pues parece que quiere ignorar todas las predicciones realizadas.
b) la evolución del vapor de agua en la atmósfera y los patrones de nubosidad , que influyen en el albedo terrestre, y son casi imposibles de predecir más allá de 15 días (bien lo saben los meteorólogos) .
c) y los datos publicados por especialistas de la NASA que controlan con el satélite Jason-2 la temperatura y cambios que se producen en todos los océanos del planeta y que han hallado signos evidentes en el Pacífico de que se avecina “un importante fenómeno de "El Niño”, tal como alertó la Organización Meteorológica Mundial (OMM). ........ entre otros actores del Clima (junto con los gases de efecto invernadero, claro está), van a tener un papel relevante en el futuro climático de la Tierra, desde luego que mucho mayor que el del CO2 atmosférico, "culpable oficial" señalado por el IPCC.

En la siguiente Tabla, se incluye la reconstrucción de datos desde 1945; la gráfica sugiere que entre 1945 y 1961 los mínimos anuales de la banquisa ártica serían similares a la media 1979-2000 (7 millones de km2), con los más bajos, como 1945 ó 1960, en unos 6.6 millones de km2. Entre 1962 y 1970 los mínimos serían más altos, con los años 70 de nuevo más similares a la media 1979-2000, sólo un poco por encima de ella. La media 1979-2000 se compone de unos 80 estables, y unos 90 con mayores oscilaciones. A partir del año 2000, estaríamos ya claramente por debajo de la media de las dos décadas anteriores, llegando después a los extremos de 2007 y 2012, años de gran pérdida de hielo marino.


image0016.png



3.- Datos procedentes del NSIDC (National snow and ice data Center ), con observaciones satelitales de la NASA:
Entre las numerosas, y a veces contradictorias, fuentes de datos sobre el Ártico, quiero citar estas dos, actualizadas y con datos de calidad:
Satellite Observations of Artic Change Página de inicio del NSIDC
Según los datos del NSIDC, la extensión media mensual de la banquisa ártica en octubre de 2014 se ha situado en 8.06 millones de km2, lo que supone el sexto valor más bajo de la serie 1979-2014 para dicho mes. Una extensión muy similar a la del pasado 2013, y a la vez una de las más altas de los últimos años, superando a 2007, 2009, 2010, 2011 y 2012.

n_plot_hires.png

Como resumen de todo lo comentado, podemos afirmar lo siguiente:
a) Desde 1981, los datos satelitales muestran una tendencia de disminución de la masa de hielo Ártico, del -6.9(+/-1.7)% cada diez años.
b) Esta tendencia para el período no es continua, sino que presenta grandes altibajos, con máximos de acumulación en 1985 y mínimos en 2005.
c) Desde 2005 la tendencia neta es de acumulación y recuperación de la masa de hielo ártico (sería más correcto decir "menor pérdida").
d) Esta evolución temporal del hielo ártico no tiene correlación con la evolución temporal de CO2 atmosférico, como puede observarse en la gráfica siguiente, es difícil explicar la evolución del hielo ártico de 2012-2014, cuando el CO2 sigue aumentando:

co2_widget_brundtland_600_graph_201404_zpsf4794b1c.gif

Según Ignatius Rigor (Investigador científico de la Universidad de Washington, especialista en hielo ártico y antártico, coordinador del International Arctic Buoy Program), la fase de NAO+ de los 80 y 90 (ver el tema episodios meteorológicos que afectan al clima) habría provocado drásticos cambios en la composición del hielo ártico, pues la mayor parte del hielo multianual, más grueso y firme, habría abandonado el Océano Ártico, dejando en su lugar hielo de formación anual, de mucho menor espesor y más débil.
Por tanto, el Ártico actual estaría dominado por el hielo anual, que se derrite mucho más fácil en verano, con lo que cada invierno la congelación tiene que empezar “de cero”, lo que explicaría que los valores invernales sean cada vez más bajos.
En los últimos años el Ártico se ha visto envuelto en la fase cálida de un ciclo multidecadal (la anterior fue en los años 20 a 40).

Esta fase ha coincidido con una tendencia más general al calentamiento provocada por diferentes posibles causas como variaciones en la actividad solar, fenómeno del Niño de 1998 (ATENCIÓN, no olvidemos que para final de 2014 y principios de 2015 se espera un acontecimiento "El Niño" de gran intensidad).. y parcialmente, puede que también por el incremento de los GEIs (Gases Efecto Invernadero).
Así, la banquisa ártica estaba precondicionada negativamente por un aumento gradual de las temperaturas durante las pasadas décadas, que ha terminado conduciendo a una reducción del hielo marino.
Durante esta fase cálida se han producido cambios en la circulación atmosférica que han coadyuvado al calentamiento del Ártico y a la disminución del área de la banquisa mediante la intensificación de los “westerlies” y del flujo de agua atlántica que penetra en el Ártico.

Además, tras la brusca transición a un fuerte valor de NAO+ en 1989-90, un gran importe de hielo multianual que permanecía en el Ártico fue expulsado al Atlántico a través del estrecho de Fram. Los valores de la Oscilación Ártica han vuelto ya a la normalidad pero, pese a ello, el área del hielo multianual no se ha recuperado, sino que permanece en las magnitudes posteriores al evento de 1989-90.

Otra de las características de la fase cálida que mencionábamos ha sido el aumento en las temperaturas del agua atlántica que penetra en el Ártico. Dado que notables pulsos de esta agua anormalmente cálida aún se detectaban en 2004 en la costa Noruega y en las Svalbard, es de esperar que la tendencia en el área de la banquisa siga siendo descendente al menos en los 5 próximos años.

Todo este conjunto de cambios ha introducido una serie de retroalimentaciones al calentamiento del ártico (menos albedo, más traspaso de calor de la superficie oceánica a la atmósfera…). Estos factores de retroalimentación continúan actuando y, todo parece indicar que establecen una red de complejas interacciones que va mucho más allá de la influencia de la concentración de CO2 en el aire.


4.- Actualización 18 de enero de 2015: evolución de la concentración de hielo marino en el Ártico 2007-2015
cryo_compare.jpg

Fuente: Cryosphere Today, Arctic Climate Research at the University of Illinois
Actualización evolución hielo marino mar de GroenlandiaActualización hielo marino ÁrticoActualización evolución hielo marino mar de BeringEvolución del área global (Ártico+Antártico) de hielo marino: sorpresa?

globalT.jpg
La observación de esta última gráfica, la de evolución del área global, muestra un resultado positivo respecto de la media de 1979-2008 (+0.306 millones de Km2 ) en la actualización de marzo de 2015. Este dato pone de manifiesto dos rasgos característicos de la evolución temporal de las masas de hielo en los polos:
a) El comportamiento de los sistemas Ártico (Polo Norte, hielo marino en su mayoría, excepto la masa situada sobre Groenlandia) y Antártico (Polo Sur, hielo continental en su mayoría) son muy diferentes.b) Las interacciones entre los diferentes agentes (posición geográfica y tamaño de los continentes, exposición de las masas de hielo a diferentes sistemas de corrientes marinas, .....) son complejas, todavía no bien conocidas y no guardan linealidad con la concentración de CO2 atmosférico.
El gobierno del Clima requiere algo más que el gobierno de las emisiones de CO2.


5.- Antecedentes del fenómeno de desaparición del hielo marino del Ártico: No es inusual que el hielo marino del Ártico presente episodios de acumulación y "desaparición". El retroceso del hielo del Ártico se ha registrado con anterioridad en numerosas ocasiones:
En 1906, el explorador noruego Ronald Amundsen y seis miembros de la tripulación navegaron el Paso del Noroeste (libre de hielo), de este a oeste, convirtiéndose en el primero en atravesar completamente el paso.
En 1922, el Servicio Meteorológico de Estados Unidos informó: "El Océano Ártico se está calentando; el número de Icebergs aumenta y en algunos lugares los suelos están descubriendo agua demasiado caliente. Informes apuntan a un cambio radical en las condiciones climáticas y hasta ahora desconocido de temperaturas en la zona del Ártico. Expediciones informan que apenas el hielo se ha acumulado en la latitud norte 81 grados 29 minutos; grandes masas de hielo han sido reemplazados por grandes masas de morrenas de tierra y piedras, mientras que en muchos puntos glaciares conocidos han desaparecido por completo. "
En 1937 el profesor V. Vize informó de un aumento de 2 ºC en la temperatura del Ártico y una recesión notable de los glaciares y el hielo marino. En 1940, y nuevamente en 1944, un grupo de canadienses, liderado por Royal Canadian Mounted Police officer Henry Larsen, atravesó el Paso del Noroeste. En 1947 el Dr. Hans Ahlmann informó de una "misterioso calentamiento del Ártico." Él dijo: "Si la actual tasa de fusión continúa, el nivel del mar se elevará a proporciones catastróficas Las personas que viven en las tierras bajas y la costa serán inundados."
Quizás ese comentario de 1947 (con temperatura global menor y menos CO2 en la atmósfera) se nos haga conocido.
En el 17 de marzo de 1959 se tomaron fotografías desde el submarino USS Skate (USS 578), emergido en las proximidades del Polo Norte, en aguas apenas cubiertas por una frágil banquisa de hielo, a pesar de ser marzo.


skate.jpg

En 1987 se tomaron fotografías desde 3 submarinos (HMS Superb, USS Billfish y el USS Sea Devil) emergidos en el Polo Norte el 18 de mayo, en aguas con escaso hielo.
NP1987.jpg
Las oscilaciones de acumulación y pérdida de hielo en el Polo Norte han sido un fenómeno frecuente a lo largo de los años, consecuencia de procesos complejos todavía no bien comprendidos y desde luego, no ligados a la concentración de CO2 atmósferico, tal y como insistentemente (y simplistamente) pretende hacernos creer el IPCC en sus informes.


Ir a la página de Inicio