Aclarando el significado de los términos alarmista, negacionista, escéptico ....Iosu Marruedo Abascal

1.- Significado de la expresión negacionista climático:
La polémica suele ser un tema ingrato, sobre todo, cuando quienes amamos la Ciencia, vemos como los retos científicos se van cargando de ideología y sufren una politización agresiva.
En el asunto del Cambio Climático, estamos en una fase de pasiones exacerbadas, de tormenta emocional con abundantes chaparrones de insultos y descalificaciones, en algunos casos muy groseros. Yo he podido ver ejemplos de todo tipo, de calentólogos a negacionistas, de negacionistas a calentólogos ....... con algunos matices entre los dos extremos más radicales, que intentaré describir a continuación:

1.1- En un extremo están los calentólogos dogmáticos, ortodoxos, que anuncian graves amenazas para la Humanidad y para el planeta; afirman que el proceso de calentamiento es ya irreversible, o bien, que estamos ya en el límite de no retorno. Vaticinan aumentos de hasta 5º-7º C para final del siglo XXI, que acabará con gran parte de la Humanidad, provocará conflictos bélicos, migraciones violentas, grandes sequías, dramáticos ascensos del nivel del mar .... Hablan también de ... ocaso de la civilización, .. estamos quemando el mundo, ... la culpa es de todos ..
1398970829652greenpeacec4.jpg
1.2- Luego encontramos a los calentólogos moderados, que admiten la gravedad del problema a largo o medio plazo si se mantuvieran las condiciones existentes. Se colocan en un ámbito exclusivamente científico, consideran que hay soluciones y admiten la posibilidad de un futuro optimista gracias al esperado avance en la obtención de energías renovables, sumado al seguro decaimiento de la combustión de petroleo y derivados por agotamiento de sus fuentes y encarecimiento de los precios. Piensan que no debemos cruzarnos de brazos, pero tenemos tiempo para tomar las medidas correctoras necesarias. El calentamiento provocado por las emisiones de gases de origen antrópico existe pero no es extremadamente inquietante, ya que hay margen para tomar medidas que nos impidan llegar a extremos peligrosos.

Como ejemplo de iconografia de estas posiciones, en la imagen superior puede verse una recreación de la ciudad de Benidorm en 2100, según un montaje de Greenpeace.(PEDRO ARMESTRE / MARIO GÓMEZ. Fuente: Público.es). Esto es alarmismo y, lo más importante, esto es falso.


1.3- En tercer lugar, están los negacionistas moderados: piensan que el proceso de calentamiento tuvo lugar, principalmente, entre 1972 y 1998. Desde entonces, nunca se han registrado temperaturas mayores y la tendencia de la temperatura media anual se ha mantenido casi constante; hay evidencia de una pausa en el calentamiento que dura ya 18 años (hasta la fecha 1 de octubre de 2014).
Screen Shot 2014-01-13 at 7_48_39 am.png
Constatan la escasa correlación entre las emisiones de gases invernadero provocadas por el hombre y la evolución de las temperaturas durante la mayor parte del tiempo.
Es por esto que sugieren la intervención de otros factores (naturales), cuyas interacciones todavía no conocemos bien. Así, citan, entre otros, la importancia de las fluctuaciones de energía solar, la oscilación de "El Niño" , el ciclo NAO en el Atlántico Norte ...

Se debe seguir investigando, con prudencia y sin alarmismos.
Aceptan como probado la capacidad del CO2, metano ... para aumentar el efecto invernadero, pero estiman que esa capacidad es mucho menos importante que lo estimado en las simulaciones del IPCC.

Consideran que el protagonismo del CO2 de origen antrópico como agente de cambio del Clima es pequeño, no despreciable, pero siempre por detrás de otros factores, principalmente la actividad solar y las fluctuaciones de vapor de agua en el aire entre otros.



1.4- Los negacionistas escépticos: dudan en alto grado de la fiabilidad de los datos que maneja el IPCC. Denuncian manipulación en la selección de estaciones meteorológicas que suministran los datos.
Por ejemplo, una de las objeciones que plantean es la que alude a las "islas de calor urbano". Ocurre que el mundo se está urbanizando rápidamente y las estaciones meteorológicas situadas en las cercanías de las grandes ciudades son afectadas por los efectos del calor generado en ellas, en mayor medida que las situadas en bosques, zonas costeras, o en general, en regiones poco o nada habitadas.
El calor generado en las ciudades afecta al registro de temperatura de las estaciones próximas, alterándolo. La selección de estaciones meteorológicas suministradoras de datos para "alimentar" las simulaciones del IPCC es uno de los puntos débiles de los defensores del Calentamiento, y más aun después de la filtración-hackeo de varios e-mail entre miembros del IPCC en los que se sugería el "cocinado" o arreglo de determinados datos (más información climategate); a esto se añade la resistencia del IPCC a utilizar fuentes de datos satelitales (disponibles desde 1978), cuando esta fuente es mucho más completa y continua, ofreciendo datos no solo de los continentes sino de toda la baja troposfera entre 82.5º N y 82.5º S de latitud.
La imagen siguiente (datos satelitales procedentes de Dr. Roy Spencer, de la Universidad de Alabama) expresa esta posición.

IPPC-wrong.jpg

1.5- Por último, los negacionistas radicales, que afirman que todo el asuto del Cambio Climático es una trampa y un engaño intencionado. Creen que el consenso es un puro teatro destinado a crear nuevas oportunidades de negocio y mercado, creando a la vez un organismo de control mundial de la "velocidad o capacidad de desarrollo" de los estados.
Existen varias publicaciones (algunas de bastante éxito de ventas) que recuerdan al documental de Al Gore "Una verdad incómoda", pero como su antítesis, cayendo en los mismos errores y excesos por el otro extremo argumental.
co2_el_consenso.jpg
Citaré como ejemplo el DVD de Martin Durkin, "El Gran Timo del Calentamiento Global" (por cierto, se presentó como documental en el festival de Cannes en 2007).

No merece mucho la pena, en mi opinión, dedicarle más tiempo a los videos, textos y documentos de los negacionistas radicales, ya que como en el caso de los calentólogos ortodoxos, contienen mucha propaganda ideológica y poco fundamento científico.





Volver