¿Como afectan al Clima los episodios meteorológicos globales ?.Iosu Marruedo Abascal.

Existe una antigua discusión entre meteorólogos y climatólogos, en la cual los primeros siempre actúan con gran prudencia, empleando métodos inductivos, fundamentados en observaciones recientes y realizando predicciones a corto plazo siempre sujetas a revisión. Los climatólogos emplean métodos deductivos, fundamentados en tratamiento estadístico de un gran número de datos, correspondientes a amplias zonas geográficas y mayores plazos de tiempo. La diferencia es que estos ùltimos se atreven (en especial los expertos del IPCC) a realizar predicciones a largo plazo e ignoran frecuentemente el criterio de los meteorólogos.
Debemos dejar claro que las predicciones de los climatólogos expresan en realidad el valor de la probabilidad de que en el futuro ocurra un suceso determinado , bajo el supuesto de que durante el plazo de tiempo de predicción se mantengan determinadas condiciones (ambientales, económicas, astronómicas ...) definidas en el presente.

Los episodios meteorológicos más importantes, de amplio ámbito geográfico y que afectan a los datos que los climatólogos tratan estadísticamente son dos:
1) ENSO (El Niño South Oscillation) también conocido como El Niño, cuyo escenario geográfico se sitúa en el Pacífico meridional, entre Oceanía y América del Sur, pero con repercusiones "meteorológicas" en todo el planeta.
2) NAO (North Atlantic Oscillation), con escenario en el Atlántico Norte y efectos muy notables sobre todo en Europa y cuenca mediterranea.

Ambos fenómenos meteorológicos son conocidos desde hace tiempo; tenemos amplia experiencia en los efectos que producen en los sistemas naturales (océanos, atmósfera ..) y en las sociedades humanas de los territorios afectados (sequías en unos lugares, inundaciones en otros, crisis en las pesquerias de Perú y Chile ....etc). Pero ambos episodios tienen un comportamiento temporal caótico, no suceden bajo ningún "ciclo" o "norma" conocidos, lo cual los hace completamente impredecibles a medio y largo plazo.
Si la experiencia y las evidencias nos dicen que estos episodios afectan al Clima, deberían ser tenidos en cuenta entre las variables consideradas por los climatólogos del IPCC a la hora de elaborar sus predicciones. Pero ¿como se incluye una variable impredecible, caótica, en un modelo de simulación por computador, para conocer el futuro climático?.
Los modelos de simulación, para que funcionen correctamente, necesitan ser alimentados con variables "regulares", de comportamiento conocido y bien definido; no es este el caso de los modelos de simulación climática que usa el IPCC.
Estos dos episodios meteorológicos (que veremos a continuación), así como los episodios volcánicos, la variabilidad del vapor de agua atmosférico, la condensación y cobertura nubosa, .... son agentes del cambio climático con mucho mayor peso que el CO2 atmosférico, pero son de comportamiento caótico, o , por decirlo de otra manera, no conocemos todavía su patrón regular de comportamiento (si es que existiera) y por lo tanto, son impredecibles y toda simulación que tenga por finalidad predecir el futuro lejano nos alejará del ámbito de la Ciencia para introducirnos en el terreno de las creencias o "fe religiosa" de una nueva religión (la que exige profesar fe absoluta en los modelos de simulación).

1.- Los episodios meteorológicos conocidos como "El Niño" (ENSO) :
En el siguiente gráfico (Fuente de datos : Universidad de Alabama Huntville, UAH) se muestra la correlación entre el fenómeno meteorológico "El Niño" y la temperatura superficial del oceáno Pacífico (oriental). Puede observarse que primero ocurre el fenómeno meteorológico y despúes el aumento de temperatura.
correlació temperatura global i ENSO.gif
La frecuencia con la que ocurren los fenómenos de "El Niño" y su réplica inversa "La Niña" puede ser de 2 a 8 años, sin percibirse comportamiento regular; la intensidad y duración de cada episodio son también totalmente irregulares e impredecibles.

ensoanim.gifEn la animación de la izquierda se explica la sucesión de acontecimientos asociados a estos fenómenos meteorológicos.
El desencadenante de cada episodio de "El Niño" , es la pérdida de fuerza de los vientos alisios ( trade winds) que normalmente soplan hacia Oceanía.
El reforzamiento de la intensidad de estos vientos es el desencadenante de la otra parte del ciclo oscilante, que llamamos "La Niña".
Desconocemos la causa de la variabilidad (+/-) de los alisios, pero sí sabemos cuales son las consecuencias.


Consecuencias a nivel global, planetario
  • Cambio de la circulación atmosférica general.
  • Disminución de la cobertura nubosa global; disminución del albedo terrestre y en consecuencia, Calentamiento global del planeta y aumento en la temperatura de las aguas costeras durante las últimas décadas.
  • Existen especies que no sobreviven al cambio de temperatura y mueren, generando pérdida económica en actividades primarias
  • Surgen enfermedades como el cólera, que en ocasiones se tranfoman en epidemias muy dificiles de erradicar.
Consecuencias en el sureste asiático
* Lluvias escasas.* Enfriamiento del océano.
  • Baja formación de nubes.
  • Periodos muy secos.
  • Alta presión atmosférica.
Consecuencias en América del Sur
  • Calentamiento de la Corriente de Humboldt o Corriente del Perú.
  • Lluvias intensas en la vertiente andina occidental (Pacífico).
  • Disminución de precipitación sobre el Amazonas.
  • Pérdidas pesqueras en los bancos pesqueros frente a El Perú, Ecuador .
  • Intensa formación de nubes en la costa oeste (vertiente andina occidental).
  • Periodos muy húmedos.
  • Baja presión atmosférica.

Como vemos, nada de todo esto tiene que ver con el CO2 atmosférico , son otras las causas de los efectos que se ven en la Tabla anterior.
Cada diez días, el satélite Jason-2, de la NASA y de la Agencia Espacial Francesa, confecciona mapas de todos los océanos del mundo, monitorizando los cambios en la altura de la superficie de los mares, y una medida del calor en las capas superiores del agua. Como más del 70 por ciento de la superficie de nuestro planeta está compuesta por agua de los océanos, esta información es crucial para los pronósticos globales de las condiciones del tiempo y del clima.

"El Niño de los años 1997/98 fue un episodio de gran intensidad, un ejemplo que parece sacado de un libro de texto”, comenta Bill Patzert, climatólogo del Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory). Debemos recordar que la temperatura media global de 1998 fue la más alta de las registradas en lo que denominan fase de Calentamiento Global; desde entonces no se ha registrado una temperatura mayor.
Por supuesto, el IPCC no establece ninguna relación de ese valor de temperatura con el episodio "El Niño" ocurrido entonces. Todo el efecto de calentamiento fue atribuido al CO2 y gases invernadero, afirmándose en la veracidad de su Teoría del Calentamiento Global.

Lo creas o no, muy poca investigación ha sido financiada para mejorar el conocimiento de los mecanismos naturales de calentamiento, interacciones ... simplemente se ha asumido que el calentamiento global es causado por el hombre, y ya está. Este supuesto es bastante fácil para los científicos, ya que no disponemos de bastantes datos globales precisos de un período de tiempo suficientemente largo para comprobar si existen mecanismos naturales de calentamiento.

El Panel Intergubernamental de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (IPCC) afirma que la única manera que pueden tener en sus modelos climáticos computarizados para producir el calentamiento observado es con la acción antropogénica (de las emisiones de gases causadas por el hombre).
Pero no van a encontrar algo si no lo buscan.
En este intento de buscar otras causas e interacciones, cabe destacar el trabajo del Dr Roy Spencer sobre el "Calentamiento Global como una respuesta natural a los cambios de nubosidad asociados con la Oscilación Decadal del Pacífico (PDO)" y que puedes leer aquí.

Para poder interpretar los cambios que se avecinan, deberemos tener en cuenta este hecho, considerándolo simultáneamente con el inicio de la "bajada" del ciclo solar 24, de comportamiento tan sorprendente (se espera este inicio de bajada también para finales de 2014), y con la acción de los demás agentes del cambio climático (emisiones de gases de efecto invernadero incluidas, por supuesto).

ACTUALIZACION 30 agosto 2015:
Desde mayo de 2014 se venían sucediendo las alertas ante la situación observada en el Pacífico por laos diversas instituciones de monitoreo y pronóstico. Todos coincidían en que se avecinaba un evento "El Niño" extraordinario, de los mayores de las últimas décadas.
Así ha ocurrido; la temperatura superficial media ha subido, el albedo terrestre ha disminuido, el verano en Europa ha sido muy caluroso, la temperatura del agua del mar en el oceano Pacífico-este se acerca a incrementos de 2,5 ºC en algunas zonas costeras de El Perú .... etc.
El pronóstico de las diferentes instituciones de monitoreo (ver aquí) anuncia que, con probabilidad mayor al 90%, "El Niño" continuará durante el invierno 2015-16 (hemisferio Norte ) y verano 2015-16 (hemisferio Sur) y una probabilidad alrededor del 80% de que continuará activo durante los meses marzo-junio de 2016.

Este episodio tan intenso coincidirá con la Cumbre por el Clima de París (COP21) entre noviembre y diciembre de 2015.
Es de esperar que los promotores y defensores de la Teoría del Cambio Climático aprovechen este acontecimiento meteorológico para reforzar la verdad de sus afirmaciones y redoblar el discurso catastrofista, atribuyendo toda la variabilidad observada (temperatura, albedo, variación del nivel del mar ......) a las emisiones de gases invernadero de origen antrópico.
Este carrusel de ..."ya lo habíamos dicho nosotros" ... "por fin nos dan la razón" ... ..."nadie puede negar la evidencia"... ya ha empezado, con artículos periodísticos como éste , repetido en todos los periódicos, con amplia repercusión en tv, radio .....
Todo lo que ocurra en sentido favorable a los enunciados del IPCC será atribuido al CO2.
Todo lo que ocurra en sentido desfavorable a estos enunciados será silenciado, ignorado.
Desearía con todo mi corazón errar en esta predicción, pero todo indica que los próximos meses el debate del Cambio Climático irá por estos derroteros.
Atentos a la actualización de enero de 2016.


2.- La Oscilacion del Atlántico Norte (NAO):
El índice NAO describe básicamente las diferencias de presión entre el Ártico (presión en la estación de Stykkisholmur, Islandia) y las latitudes medias (presión en superficie en Ponta Delgada, islas Azores); cuando la diferencia de presión entre la borrasca del mar del Norte y el anticiclón de las Azores es muy grande se dice que estamos en fase NAO+; así, en fase NAO+ acentuada ha permanecido el oceano Atlántico Norte durante la segunda mitad de los 80 y primera de los 90, favoreciendo la exportación de grandes cantidades de hielo desde el Ártico al Atlántico a través del estrecho de Fram.
Además, esta fase positiva contribuyó al calentamiento del Ártico y a la disminución del área de la banquisa mediante:a) Intensificación de los vientos templados atlánticos que penetran en el norte de Eurasia y Ártico.b) Intensificación del flujo de agua atlántica cálida y salina que penetra en el Ártico desde la corriente de Noruega.
En la imagen siguiente, se observa la circulación atmosférica en fase positiva y negativa; la oscilación negativa corresponde al invierno de 2010.El invierno de 2014 ha transcurrido en su mayor parte, en fase positiva, con temperaturas muy suaves en la Europa atlántica, pero con temporales de nieve y temperaturas muy bajas en la costa atlántica de Canadá y EEUU.


OscilacionArtica.gif.png

Desde entonces, la NAO ha abandonado la fase positiva y ha retornado a valores más neutros o incluso negativos. ¿Por qué entonces la banquisa ártica no se ha recuperado apenas? (sí hubo una recuperación notable en 2013).
Según Ignatius Rigor (Investigador científico de la Universidad de Washington, especialista en hielo ártico y antártico), la fase de NAO+ de los 80 y 90 habría provocado drásticos cambios en la composición del hielo ártico, pues la mayor parte del hielo multianual, más grueso y firme, habría abandonado el Océano Ártico, dejando en su lugar hielo de formación anual, de mucho menor espesor y más débil.Por tanto, el Ártico actual estaría dominado por el hielo anual, que se derrite mucho más fácil en verano, con lo que cada invierno la congelación tiene que empezar “de cero”, lo que explicaría que los valores invernales sean cada vez más bajos.En los últimos años el Ártico se ha visto envuelto en la fase cálida de un ciclo multidecadal (la anterior fue en los años 20 a 40).Esta fase ha coincidido con una tendencia más general al calentamiento provocada por diferentes posibles causas como variaciones en la actividad solar, fenómeno del Niño de 1998 .. y parcialmente, puede que también por el incremento de los GEIs (Gases Efecto Invernadero).
Así, la banquisa ártica estaba precondicionada negativamente por un aumento gradual de las temperaturas durante las pasadas décadas, que ha terminado conduciendo a una reducción del hielo marino.- Durante esta fase cálida se han producido cambios en la circulación atmosférica que han coadyuvado al calentamiento del Ártico y a la disminución del área de la banquisa mediante la intensificación de los “westerlies” y del flujo de agua atlántica que penetra en el Ártico.- Además, tras la brusca transición a un fuerte valor de NAO+ en 1989-90, un gran importe de hielo multianual que permanecía en el Ártico fue expulsado al Atlántico a través del estrecho de Fram. Los valores de la Oscilación Ártica han vuelto ya a la normalidad pero, pese a ello, el área del hielo multianual no se ha recuperado, sino que permanece en las magnitudes posteriores al evento de 1989-90.- Otra de las características de la fase cálida que mencionábamos ha sido el aumento en las temperaturas del agua atlántica que penetra en el Ártico. Dado que notables pulsos de esta agua anormalmente cálida aún se detectaban en 2004 en la costa Noruega y en las Svalbard, es de esperar que la tendencia en el área de la banquisa siga siendo descendente al menos en los 5 próximos años.- Todo este conjunto de cambios ha introducido una serie de retroalimentaciones al calentamiento del ártico (menos albedo, más traspaso de calor de la superficie oceánica a la atmósfera…). Estos factores de retroalimentación continúan actuando.
Los fenómenos meteorológicos afectan al Clima.No todo es tan sencillo como atribuir al aumento de CO2 atmosférico la responsabilidad de la disminución de la banquisa ártica observada durante los últimos años.
Atentos a los acontecimientos !! Observar, comparar ... esto sí es Ciencia!


Ir a la página de Inicio