Los agentes “rápidos” del Cambio Climático: El Sol.Iosu Marruedo Abascal

El Sistema Clima es un sistema complejo, en el que intervienen por lo menos una docena de variables o agentes, todos ellos conectados entre sí por medio de interacciones de diferente signo y velocidad, y que todavía no hemos conseguido conocer bien.

Unos cuantos de estos agentes actúan lentamente, a una escala de tiempo de miles o decenas de miles de años. Son los "agentes lentos" del Cambio Climático y hablaré de ellos en los capítulos siguientes.
Simultáneamente a la acción de estos "agentes lentos” , conocemos otros que actúan en plazos de tiempo más reducidos (entre algunas decenas de años y uno o dos siglos) y a los que llamaré "agentes rápidos” del Cambio Climático; examinaremos aquí, el protagonismo del Sol en el Sistema Clima de la Tierra:

El Sol:
Es el factor de acción rápida más importante, pues constituye el 99,7% de la entrada de energía en el Sistema Clima. El 0,3% restante corresponde al flujo de calor interno de la Tierra que en su camino de “pérdida hacia el espacio” entra desde abajo en el Sistema.
Las reacciónes termonucleares que se producen en el Sol, emiten una gran cantidad de energía y partículas hacia el espacio, en todas las direcciones. Una pequeña parte de esa "emisión solar" hace diana en nuestro planeta y constituye la entrada de energía principal del Sistema Clima.
El Sol funciona a un ritmo constante y ordenado. Pero debido a la variabilidad de su campo magnético, suelen aparecer "manchas" en su superficie.
El ciclo solar está relacionado con la aparición de estas manchas solares. El primer registro de estas manchas fue realizado por astrónomos chinos 800 años a.C.. En 1128, un monje inglés llamado John Worchester, realizó el primer dibujo de manchas solares.


En el siglo XIX se descubrió que aparecían en la superficie del Sol completando cíclos que se repetían cada 11 años . Hoy sabemos que un número elevado de manchas solares indican el máximo solar, es decir, el momento en que el Sol tiene más actividad y emite más energía.
Cada ciclo solar dura 11 años (+-1). Como ya hemos señalado, el responsable es el campo magnético del Sol, y éste se produce por el movimiento del plasma en su interior.
El plasma se mueve a distinta velocidad en las distintas zonas del Sol, así:
• En las capas externas del Sol (zonas convectiva y fotosfera): en la zona del ecuador el plasma tarda 26 días en dar una vuelta completa. Mientras que el plasma cercano a los polos se mueve más despacio y tarda 36 días.
• En las capas internas del Sol (núcleo y zona radiactiva): el plasma tarda 27 días en dar una vuelta completa.

Por tanto, el plasma de las capas internas se mueve más despacio que el de las capas externas del ecuador, pero bastante más rápido que el de los polos. Esta diferencia de velocidad hace que unas capas se deslicen sobre otras y se cree un campo magnético. Las manchas solares son las zonas donde el campo magnético es más fuerte. En esta gráfica se representan los ciclos solares según el número de manchas observadas, en los últimos 400 años. La línea negra señala el valor medio del número de manchas, que como puede verse es creciente, siendo en consecuencia también creciente la energía irradiada por el Sol.
w.jpg
La actividad solar tiende a oscilar de un lado a otro; en un extremo del ciclo solar ,hay un tiempo tranquilo con pocas manchas y llamaradas solares, mientras que en el otro extremo, el máximo solar, aporta un alto número de manchas y tormentas solares. Aún así, los astrónomos, que han contado las manchas solares desde hace siglos, se han dado cuenta de que un ciclo solar no es perfectamente regular, que la duración e intensidad de la actividad puede variar en cada ciclo y puede provocar algunos máximos solares muy débiles (tal como el ciclo solar 6), mientras que otros pueden ser muy fuertes (el ciclo solar 19). Todo parece indicar que los ciclos de 11 años están superpuestos en un ciclo mayor, de unos cien años de duración.

Compara la anterior gráfica con esta otra :
TSI_Maunder_Minimum.gif


Irradiancia Solar Total (TSI por sus siglas en inglés). TSI de 1880 a 1978 de Solanski . TSI de 1979 a 2009 del //Physikalisch-Meteorologisches Observatorium Davos (PMOD).//

Se puede observar una clara relación entre la energía entrante procedente del Sol y los episodios de bajas temperaturas (el mínimo de Maunder o "Pequeña Edad de Hielo" en el siglo XVII) o de calentamiento conocidos; la etapa de calentamiento que los defensores de la Teoría del Cambio Climático atribuyen al CO2, corresponde con la parte de mayor irradiación solar, a la derecha de la imagen.

La irradiación solar ha aumentado con el paso de los años, simultaneamente con el aumento de la temperatura de la Tierra.

El actual ciclo solar, el número 24, está siendo ineperadamente tranquilo. La actividad solar ha disminuido un 46% respecto a los ciclos anteriores (ciclo 23) y parece que esta tendencia continuará de cara al siguiente (ciclo 25), que además llegará con 4 años de retraso.
Ver Progresión del Ciclo Solar. Actualización

Las predicciones existentes sobre la estasi.gifactividad solar no se han cumplido y el Sol ha sorprendido a los científicos, que "han debido actualizar a la baja" varias veces sus predicciones.

La línea roja de la imagen inferior es la predicción actual; puede observarse un "doble" máximo , uno a primeros de 2012 y otro en los primeros meses de 2014, mayor que el primero, lo cual es algo absolutamente novedoso en el comportamiento del sol.

En relación con este novedoso comportamiento del Sol, quiero difundir la teoría del director del Observatorio Astronómico de Pulkovo (San Petersburgo, Rusia) y responsable de la parte rusa de la Estación Espacial Internacional, Dr. Habibullo I. Abdussamatov, quien ha publicado un nuevo artículo en la revista científica Applied Physics Research. En él predice la entrada del planeta en una nueva pequeña edad de hielo a partir de 2055, situando el inicio del enfriamiento en 2014-2015.

En primer lugar, él afirma que la irradiación solar total (TSI en sus siglas inglesas) es, en último extremo, la causa que conduce el clima global de la Tierra.
En segundo lugar, sostiene que la variación de la TSI tiene dos componentes: uno la variación en el ciclo solar de once años y otro el componente bicentenario: cada doscientos años aproximadamente, la TSI desciende hasta niveles muy bajos en los mínimos del ciclo solar.
En tercer lugar, dado que la variación de la TSI es relativamente pequeña y no puede explicar por sí sola los cambios de temperatura que se sucedieron en el pasado, se apoya en dos conocidos mecanismos de amplificación secundarios: el albedo (la radiación que refleja la Tierra) y el efecto invernadero.

Según el Dr. Abdussamatov , los acontecimientos se desarrollarán de esta manera:
Cuando la TSI sube, la Tierra absorbe energía y la almacena, fundamentalmente en la capa superficial (200-500 m) de los océanos, ya que no puede liberarse de esa energía a la misma velocidad que entra, debido a la inercia termal del planeta. Esta energía extra hace funcionar los mecanismos secundarios (baja el albedo, por la menor cantidad de nubes y hielo y, al mismo tiempo, suben los gases de efecto invernadero por el aumento de la temperatura de los océanos, lo que produce liberación de vapor de agua -el principal gas invernadero, no lo olvidemos- y CO2). Esto termina elevando la temperatura global del planeta con un tiempo de retraso de unos 14 ± 6 años.
Cuando la TSI baja, lo contrario sucede, con el mismo tiempo de retraso.

Según esto, la subida de temperaturas acaecida en el siglo XX se debió a una subida de la TSI que finalizó en 1990, pero cuyos efectos se prolongaron hasta 2005, aproximadamente.
Desde 1990 hasta el presente, los dos componentes de la TSI, el del ciclo de 11 años y el bicentenario, están bajando de manera suave.
Si se puede predecir la variación de la TSI, se puede predecir también la dirección y amplitud de los próximos cambios de clima globales.

predicciones Abdussamatov.png
Esto es lo que ocurrirá en los próximos años, según el Dr. Habibullo I. Abdussamatov (predicción representada en el gráfico de la imagen anterior):

La TSI seguirá bajando, pero de una manera mucho más acusada que hasta ahora, lo que nos llevará, en 2042 ±11 años, a un nuevo mínimo de actividad solar, de una profundidad y amplitud comparable al famoso mínimo de Maunder que, entre 1645 y 1715 ocasionó el periodo más frío de la pequeña edad de hielo de la edad moderna (ver la imagen al principio). La nueva pequeña edad de hielo sería la 19ª acaecida en los últimos 7.500 años y comenzaría en 2055±11 años (dado el retraso debido a la inercia térmica del planeta).
A partir de 2014, coincidiendo con el declive del ciclo 24 en el que estamos, entraríamos en un periodo de transición, que terminaría en 2055, en el que la temperatura global iría bajando progresivamente. Este periodo de transición será inestable, con la temperatura global fluctuando mucho.

Abdussamatov no está solo, pues ya también desde diferentes equipos científicos de Estados Unidos se está considerando ahora la tendencia hacia una fase fría como una opción real.
Y lo que es más importante: incluso en el seno del IPCC ya se están oyendo voces que admiten que el clima puede entrar en un periodo de enfriamiento en los próximos años.
Es el caso del alemán Mojib Latif, del Instituto de Ciencias del Mar de Leibniz, quien ha hecho público su punto de vista en la revista New Scientist. En su opinión, podríamos entrar en un periodo frío de unos 10 o 20 años y, posteriormente, regresar a la tendencia de calentamiento global.
Latif se suma, en realidad, al creciente grupo de científicos que en todo el mundo considera necesario prestar una mayor atención a la eventualidad de un periodo frío en las próximas décadas. Un dato a tener en cuenta es el radical giro mediático que se ha producido en las revistas especializadas de Estados Unidos, donde hasta finales de 2008 apenas tuvo eco la inusual inactividad del Sol. Ahora, sin embargo, muchas publicaciones están dedicando numerosos artículos escritos por científicos expertos en la materia y algunas, como la popular Sky&Telescope, han dedicado su portada a esta cuestión de forma reiterada en los últimos meses.


Por lo menos, ya tenemos otra Teoría diferente a la defendida y sostenida por el IPCC y los defensores de la Teoría del Calentamiento Global.

Atentos al desarrollo de los acontecimientos!


Ir a la página de Inicio